FacebookFacebookTwitterTwitter

Un libro inquietante

En Serrano (2018), Gonzalo León toma a un extravagante escritor nazi de carne y hueso, Miguel Serrano, y lo convierte en personaje literario.

 

 

Serrano
Gonzalo León
Editorial Mansalva, 2018
136 págs.

 

 

 

 

El último libro de Gonzalo León nace de la conmoción que le provocó al autor conocer en vida al personaje que le da título a la novela. Difícil llamar a este libro únicamente novela, pues en verdad es una estampida de géneros. No sólo una ambivalencia con el ensayo, aunque también, sino fundamentalmente una carrera en donde los géneros corren, se pisan y se relevan en su marcha. Epistolario, diario, biografía, ensayo, narrativa: este libro es inquietante menos porque trata sobre un nazi que por su forma.

Acaso uno de los célebres libros de narrativa sobre el nazismo haya sido La literatura nazi en América, curiosamente escrito también por un chileno: Roberto Bolaño. Pero a diferencia de Bolaño, que hace una suerte de enciclopedia que reseña vida y obra de autores nazis completamente inventados, León toma a un extravagante escritor nazi de carne y hueso, Miguel Serrano, y lo convierte en personaje literario. “La realidad es ilusión” es el epígrafe de uno de los libros de Serrano y, sin lugar a dudas, también podría ser el epígrafe de éste que nos ocupa, puesto que Serrano ha sido realmente un personaje literario.

Sobrino de Vicente Huidobro, nazi, hitlerista esotérico, embajador de la India, amigo de Hermann Hesse, vamos conociendo al personaje fragmentariamente, mientras el propio proyecto del libro se nos revela en su acontecimiento de producción, a través de correos del narrador con un amigo que se intercalan en el flujo del relato, y que nos hablan de las dudas que le genera su factura.

Serrano es un libro conjetural además de inquietante. No está fundado sobre hechos, o al menos no podemos estar seguros acerca de la veracidad de los hechos que son narrados en el libro. Sabemos que algunos hechos son verdaderos, nos lo adelanta la introducción, pero no sabemos cuáles no. Por lo tanto el libro entero se vuelve una gran conjetura, y eso es lo que lo vuelve enigmático. A través del enigma comparte naturaleza con aquello que se supone que narra: un mito.

Notas relacionadas

Luciano Barreras acomete el primer tomo de Desierto y nación (Caterva, 2017), con textos de María Pia López y Juan Bautista Duizeide que, inscribiéndose en la tradición de la ensayística argentina, merodean en torno a la cuestión de las lenguas.

Silvio Mattoni ejerce una lectura precisa del primer libro de Antonio Oviedo, Dos cuentos (1975) publicado por Burnichon Editor en Córdoba, libro nunca reeditado, lo que convierte a este texto en una redención.

Luis O. Tedesco prologa el nuevo libro de poemas de Samuel Cabanchik, Mantel de hule, (Ediciones en Danza, 2018), adelanto del libro que será presentado el martes 24 de abril en Caburé Libros.

En su nuevo libro, Laura Arnés despliega un mapa de intensidades y desplazamientos de las afecciones lesbianas a lo largo de la literatura argentina.

En esta lectura que es al tiempo una sutil reflexión sobre la crítica en general, Panesi vuelve sobre la idea de crítica que hay en la obra de Giordano, a la que le son esenciales la afectividad y la polémica.

Cuando la ciencia despertaba fantasías de Soledad Quereilhac (Siglo XXI Editores, 2016), explora el vínculo entre ciencia, ocultismo y el modo en que puede volverse verosímil lo imaginario.

Las tres vanguardias. Saer, Puig, Walsh (Eterna Cadencia, 2016) de Ricardo Piglia indaga en las tres formas distintas de posicionarse en el campo literario en relación a la tradición y la vanguardia.

Una lúcida lectura crítica de Los espantos. Estética y postdictadura de Silvia Schwarzböck (Cuarenta Ríos, 2016)

En su último libro, Federico Galende nos ofrece una alternativa, una lectura que se arroja a la materialidad misma de la imagen.

En Tiresias (Las cuarenta, 2016), primera novela de Mario Perniola, el autor experimenta un mundo regido por dos nuevas divinidades y enigmas: la mujer y la escritura.