FacebookFacebookTwitterTwitter

El cuerpo como un lugar

Ariel Farace, dramaturgo y director de Luisa se estrella contra su casa y Constanza muere, entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del libro Después, de Nurit Kasztelan, publicado recientemente por Caleta Olivia.

imagen nurit libro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después trata al cuerpo como a un lugar.

Un lugar grande y vasto en el que se debe aprender a estar.

En un camino de autoconocimiento, el libro –la poeta– entra a ciegas al cuerpo, ese exceso de territorialidad, como a un espacio intervenido por un artista, una parte de atrás de un astro. Atraviesa la infancia, la inundación, el viaje, el río en los ojos del amante. Va y vuelve al desamor, practica en serie la mudanza, muta, hace del cotidiano algo que desaprender.

Después acostumbra los ojos a no ver para percibir en la oscuridad un matiz nuevo que poder mostrar. Como pedía Rilke, Después pide paciencia para saber correr de donde no hay nada que aprender.

En ese tránsito hay familias rotas, una madre que sufre, tías casadas.

La locura es una bandada de pájaros, ruidos, un hueco en la cabeza; un animal que duerme y espiamos en la oscuridad.

Frente al Monte Fuji, Después, se pregunta en qué franja del cerebro se guardan los momentos acumulados.

Eso que vimos, olimos, tocamos y pisamos, ¿cómo entenderlo?

¿Qué de nosotros dejamos atrás en cada viaje?

¿Qué de nosotros continúa igual, atado o preso, devoto de su infancia?

¿Cómo desanudar el nudo del tiempo?

En su boca grande, Después, guarda un pequeño camafeo con la filigrana de los recuerdos que no puede tirar.

La escritura de Nurit Kasztelan es una herramienta punzante que usa con delicadeza. Es hermoso cómo sorprende y emociona con imágenes, brotes inesperados y precisos de sensibilidad e inteligencia.

Lo que tengo para decir pareciera escribirse en un lenguaje en desuso, dice, y busca en las palabras un medidor que se corresponda con la realidad: En una fuga la energía es tanta que no cabe en el cuerpo.

La poeta mastica algo duro para encontrar algo bland0.

Escribe: No anticipé que como adulta iba a tener que encontrar un lugar real donde encajar.

Es que para Después, la infancia es el tiempo de la abundancia.

El libro se lee de un tirón, cada poema –el capítulo– de una novela.

Después es también el testimonio de una transformación. Como en La metamorfosis, o más acá, como en el El animal sobre la piedra, sí.

Pero aquí la mutación es tanta y tan natural que ocurre varias veces; el corazón no es un musculo voluntario y se ensancha toda la vida.

Entonces viene la escritura a intentar retener el gesto de la despedida, un punto de referencia estable desde el cual organizarse.

 

Hace poco, alguien me dijo que no quería estar conmigo porque tenía miedo. ¿Miedo? ¿De qué?, pregunté. De lo que va a ser de nosotros después, me contestó. Yo respondí que eso no se podía prever, que no iba a cambiar nada, que seguiríamos siendo más y mejores amigos. Y lo besé. Pero él, como Nurit, tenía razón: Después, es siempre diferente.

 

Después se propone primero habitar, después decidir. 
La poeta lo sabe: con el corazón roto, no se puede bailar.

 

 

 

Notas relacionadas

El libro de Nahuel Krauss, La segunda pérdida. Ensayo sobre lo melancólico (Miño y Dávila, 2020) apunta hacia un nuevo concepto de la melancolía para plantear que el único modo de cambiar, desear y existir plenamente es perder.

El filósofo Federico Penelas, coeditor de El giro pragmático de la filosofía (Gedisa, 2003) y Gramáticas, juegos y silencio (Grama, 2006), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura de La médium (Mansalva, 2019) de Lucas Soares.

Una lectura de Juan Manuel Sodo, ensayista y docente universitario, sobre Biografía y ficción (Notanpüan, 2019), el nuevo libro de cuentos de Damián Huergo, premiado por el Fondo Nacional de las Artes.

El poeta Lucas Soares, autor de La médium (Mansalva, 2019), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del primer libro de María Cheb Terrab, La familia A (Caleta Olivia, 2018).

Ariel Farace, dramaturgo y director de Constanza muere, entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del libro Inundación. El lenguaje secreto del que estamos hechos (Ediciones DocumentA/Escénicas, 2019), de Eugenia Almeida.

Luis O. Tedesco, autor de Poesía política (Ediciones en Danza, 2019), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del último libro de Graciela Perosio, El ansia (Leviatán, 2019).

Pablo Oyarzún Robles, filósofo, ensayista y traductor, aborda en este ensayo los vínculos entre imagen, enigma y narcisismo a propósito del libro El sacrificio de Narciso (Hecho atómico ediciones, 2018), de Florencia Abadi.

Marcelo Díaz, poeta y crítico, autor de La formación de la lírica. Apuntes sobre poesía argentina contemporánea (UADER, 2017) y Bildungsroman (Gog & Magog, 2018), entre otros libros, comparte con nosotros su lectura de Tarda en apagarse, de Silvina Giaganti.

En Serrano (2018), Gonzalo León toma a un extravagante escritor nazi de carne y hueso, Miguel Serrano, y lo convierte en personaje literario.

Luciano Barreras acomete el primer tomo de Desierto y nación (Caterva, 2017), con textos de María Pia López y Juan Bautista Duizeide que, inscribiéndose en la tradición de la ensayística argentina, merodean en torno a la cuestión de las lenguas.