FacebookFacebookTwitterTwitter

Dos gardenias

Hernán Lucas, autor de Aquilea. Crónicas de una librería (Bajo la luna, 2013) y Una película vuelve a casa (Paisanita Editora, 2017), entre otras obras, comparte con nosotros un relato de su nuevo libro Dos gardenias (Caleta Olivia, 2020).

hernan 2

Tatum Shaw

 

 

Caminando por la ciudad de Santa Clara, llegué a una plaza llena de pájaros graznando. Me metí en un edificio antiguo, un centro cultural, justo cuando  estaba por empezar un pequeño encuentro de boleristas amateur. El evento era gratuito, y sin embargo éramos muy pocos. “Es que la gente ya no escucha boleros”, me comentó la amabilísima organizadora llevándome a mi asiento.

El primer cantante resultó bueno, pero algo insulso. Frío. El segundo, era una especie de Luis Miguel técnicamente impecable, pero demasiado espectacular para mi gusto. La tercera, negra, elegante, casi vieja, empezó con Dos gardenias.

No termino de discernir si era ella la de los ojos azules, o si lo azul era la lucecita de la computadora que emitía el fondo musical. Lo cierto es que en un momento esa computadora dejó de funcionar y la cantante, de tan compenetrada que estaba, siguió a capella. Mejor dicho, no a capella, sino con el acompañamiento insufrible de los pájaros de la plaza de enfrente. Fue inolvidable oír a esta mujer cantando hermosamente bajo ese “coro”:

 

Dos gardenias para ti 

que tendrán todo el calor de un beso 

de esos besos que te di 

y que jamás encontrarás 

en el calor de otro querer. 

 

A veces los recuerdos son como cuadros robados de un museo. De ellos sólo queda un cartelito en la pared, que los describe vagamente. Nunca pude recuperar la voz de aquella cantante en mi memoria; pero de tanto escuchar la canción en versiones grabadas, descubrí que las gardenias de las que habla son en realidad un regalo para tomar con pinzas, un ramo de flores espía, una especie de caballo de Troya al servicio del enamorado:

 

Pero si un atardecer 

Las gardenias de mi amor se mueren 

Es porque han adivinado 

Que tu amor se ha terminado 

Porque existe otro querer.

 

 

 

 

 

Notas relacionadas

Presentamos un fragmento del ensayo de Michel Nieva sobre la pandemia, adelanto de su nuevo libro Tecnología y barbarie. Ocho ensayos sobre monos, virus, bacterias, tecnología no-humana y ciencia ficción (Santiago Arcos, 2020).

Daniel Lipara, traductor de los libros de poesía Aprender a dormir, de John Burnside (2017), y Memorial, de Alice Oswald (en colaboración con Mirta Rosenberg), comparte con nosotros poemas de su primer libro Otra vida (Bajo la Luna, 2018).

Carlos Battilana, autor de Una mañana boreal (Club Hem, 2018) y Ramitas. Poesía reunida (Caleta Olivia, 2018), entre otros libros, comparte con nosotros algunos poemas de Luz de invierno, reciente antología de su poesía publicada por Vera Cartonera (Universidad Nacional del Litoral, 2020).

Nora J. Rabinowicz, autora de Todas las cosas (La parte maldita), nos sumerge en los vaivenes del deseo con este relato inédito de escritura precisa y, a un tiempo, sutil.

Juan Fernando García, autor de Morón (Muchos libros felices, 2014) y Sobre el Carapachay (Leviatán, 2017), entre otros libros, comparte con nosotros una notable selección de poemas sobre fotografías.

Santiago Garmendia, filósofo y escritor, autor de La religión de los dioses (Culiquitaca, 2015), comparte con nosotros un cuento de su último libro Mal de muchos (y otros cuentos de libros) (Lago Editora).

Mariano Stolkiner, director artístico del teatro El Extranjero, además de actor y director, piensa la actualidad de las artes escénicas de cara a la pandemia y al futuro.

Salvador Biedma, escritor y poeta, escribe este prólogo al libro Del deseo de Hilda Hilst (Postales Japonesas, 2020) que él mismo tradujo y que aquí ofrecemos como adelanto.

Yamila Transtenvot, dramaturga y poeta, compiladora del poemario Territorixs (Tipas Móviles, 2019), comparte con nosotros fragmentos de su libro inédito Caminar Sola.

María Negroni, escritora y poeta, ensaya una magistral semblanza del Murena poeta, en este texto que es a su vez prólogo del libro Una corteza de paraíso (Editorial Pre-textos), de reciente aparición.