FacebookFacebookTwitterTwitter

El amor nos destrozará

La primera novela de Diego Erlan, El amor nos destrozará (Tusquets, 2012) se constituye como una novela de aprendizaje que, sin embargo, desborda los límites del género con una musicalidad propia.

 

El amor nos destrozará
Diego Erlan
Tusquets Editores, 2012
264 páginas

 

 

 

 

 

 


El amor nos destrozará
, primera novela de Diego Erlan, está llena de música. No sólo porque su título haga referencia al tema “love will tear us apart”, de Joy Division, que vuelve una y otra vez junto a figuras como Abraxas y Charly García –expresando con la efectividad de una prosa simple el clima de los años 90–, sino porque cada capítulo está escrito, como lo dijera el mismo autor, con la pretensión de constituirse en un tema de ese álbum que va armando el relato.

Más que un álbum, sin embargo, su canción-novela se aparece como una misma melodía, aunque con diversas tonalidades y matices, y en la que, si “love will tear us apart” es su título, la necesidad de recordar es su estribillo: “Al fondo de la casa de mi abuela había una tapia pintada de blanco. Quiero acordarme”, “Quiero acordarme. Eran las tres de la tarde y yo miraba la escena desde el patrio mientras aplastaba hormigas con una piedra”.  El “quiero acordarme”, entonces, se vuelve el estribillo de la voluntad contra aquello que todos los demás callan. El estribillo de una canción que constituye una novela de aprendizaje contra la generación de sus padres, contra la suya propia y, sobre todo, contra el silencio.

La novela nos atrapa desde el comienzo. Nos envuelve con el atisbo de lo que se desarrollará luego en su trama y aún no entendemos, y que sin embargo nunca terminaremos de entender del todo, al igual que le sucede al personaje principal. He allí el desborde del tradicional género de “novela de aprendizaje”. Nos atrae por el cambio narrativo que sugiere la mirada doble de un mismo personaje que, sin pretensiones teóricas, pasa con naturalidad de una tercera persona a una primera, en la búsqueda de una identidad que se vuelve eje. Y nos llama, finalmente, por su musicalidad, por su ritmo. No podemos dejar de leer del mismo modo en que, aunque quisiéramos, no podríamos dejar de escuchar lo que sucede en una habitación contigua.

Así como Agustín, el protagonista de la novela, descubre por casualidad unos casettes que lo marcarán para siempre, nosotros nos encontramos con una novela que de repente también nos habla de nosotros mismos: de nuestra infancia, miedos, aprendizajes, primeros amores y la continua correlación muerte-vida, en todos los ámbitos, todo el tiempo. Se funda, también, en el cuestionamiento de la familia tipo, y en la posibilidad de buscar gente genuina a la que, tal vez sólo por un rato, le divierta acompañarnos en el camino.

Es una de esas personas especiales la que puede decirle a Agustín finalmente el nombre de la canción que tanto lo obsesionaba sin saber porqué. Del mismo modo, al terminar el libro nosotros seguimos tarareando la melodía que Erlan compuso, con El amor nos destrozará en la cabeza, sin saber bien porqué, o porqué es tan nuestro. Pero a veces, como escribe Erlan, el final es el principio. Será cuestión de buscar esos nombres y una voz propia para nuestras historias.

Notas relacionadas

Capitalismo del yo. Ciudades sin deseo, el nuevo libro de la escritora y psicoanalista chilena Constanza Michelson, es ocasión para reflexionar sobre la negación contemporánea del deseo y sobre los modos posibles de vivir la contradicción como una apertura para la política, el feminismo y el sujeto.

Marcelo D. Díaz, poeta y crítico, autor de La formación de la lírica (UADER, 2017) y Bildungsroman (Gog & Magog, 2018), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del último libro de Carina Sedevich, Cuando la muerte sorprendió a Fassbinder (Tanta ceniza editora, 2020).

En su nuevo libro, Herrera el Viejo (Ediciones en Danza, 2020), el poeta Ricardo H. Herrera vuelve a hacer de la poesía, forjándola con rigor y belleza, una ética que nos salvaguarda de la oscuridad del mundo.

El libro de Nahuel Krauss, La segunda pérdida. Ensayo sobre lo melancólico (Miño y Dávila, 2020) apunta hacia un nuevo concepto de la melancolía para plantear que el único modo de cambiar, desear y existir plenamente es perder.

El filósofo Federico Penelas, coeditor de El giro pragmático de la filosofía (Gedisa, 2003) y Gramáticas, juegos y silencio (Grama, 2006), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura de La médium (Mansalva, 2019) de Lucas Soares.

Una lectura de Juan Manuel Sodo, ensayista y docente universitario, sobre Biografía y ficción (Notanpüan, 2019), el nuevo libro de cuentos de Damián Huergo, premiado por el Fondo Nacional de las Artes.

El poeta Lucas Soares, autor de La médium (Mansalva, 2019), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del primer libro de María Cheb Terrab, La familia A (Caleta Olivia, 2018).

Ariel Farace, dramaturgo y director de Constanza muere, entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del libro Inundación. El lenguaje secreto del que estamos hechos (Ediciones DocumentA/Escénicas, 2019), de Eugenia Almeida.

Luis O. Tedesco, autor de Poesía política (Ediciones en Danza, 2019), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del último libro de Graciela Perosio, El ansia (Leviatán, 2019).

Pablo Oyarzún Robles, filósofo, ensayista y traductor, aborda en este ensayo los vínculos entre imagen, enigma y narcisismo a propósito del libro El sacrificio de Narciso (Hecho atómico ediciones, 2018), de Florencia Abadi.