FacebookFacebookTwitterTwitter

A propósito de Tiresias. Devenir-mujer

En Tiresias (Las cuarenta, 2016), primera novela de Mario Perniola, el autor experimenta un mundo regido por dos nuevas divinidades y enigmas: la mujer y la escritura.

tiresias

 

 

 

Tiresias. Devenir-mujer
Mario Perniola
Editorial Las cuarenta, 2016
132 páginas

 

 

 

 

 

 

 

Un sujeto cartesiano “dentro de un busto de yeso que oficia de coraza” se diluye con rapidez al comienzo del enigmático Tiresias de Perniola. Todo es oscuro allí, “al punto que ni siquiera el sol logra reflejarse dentro”. Cogito ergo sum, murmura una y otra vez el yo encerrado, apelando, sin saberlo, a la muerte en cada repetición.  Incluso teme dormir, así, tan solo: “Apenas cerrada la puerta del cuarto, uno se pregunta si logrará sobrevivir a la mañana siguiente estando solo, sin nadie que lo observe y que afirme luego que ha dormido”.

Pero luego el ser encuentra, ahí en el mundo, algo con lo que relacionarse. Alguien a quien amar, aunque demasiado ente, todavía: “algo que se asemeja al  mármol,  al hierro y al acero”. Es un amor apolíneo el que tiene el personaje hacia ese ser escultórico en las primeras páginas. De allí que se ubique en el ámbito del sueño, donde por primera vez, según Lucrecio, se presentaron ante las almas de los hombres las espléndidas figuras de los dioses. El sueño tapa el horror del mundo. Uno puede ser artista completo. Pero, ¿y si al despertar no somos nada? Nada que hacer, porque interviene el tiempo. No se puede vivir siendo una estatua, vaticina Tiresias. El tiempo dinamita, con furia, las estatuas de los dioses olímpicos. La naturaleza irrumpe en la cultura. “El yeso no es una piedra verdadera, una piedra terrestre. ¡Lo será con el tiempo!”, clama el narrador, mientras las formas se diluyen y Dionisos aparece, éxtatico. El ámbito del sueño cede el paso, ahora, al de la embriaguez. Tiresias deja de ser un guerrero. Tiresias descubre lo sagrado. Tiresias deviene mujer.

La obra de Perniola es una experiencia sobre el deseo y el devenir. El arte se aparece, en consonancia con Heidegger, como un diálogo entre el Cielo y la Tierra, entre Naturaleza y Cultura. El héroe es terrestre; la mujer, aérea. La mujer es ágil, “y la agilidad lo es todo en las acciones heroicas”. ¿Quién es  el verdadero héroe? Ni quién ni qué. Para saber qué es la mujer, el personaje debe abandonar el tí esti y dejarse absorber por lo diabólico, ser devorado por fuerzas desconocidas. Allí cae el dualismo y aparece la intuición de que Cielo y Tierra no son distintos: “la combatía porque el aire era diferente a mí; ahora en cambio el aire no sólo me vence  sino que me obliga a ser su amigo; nada me diferencia del aire. Y cuántas más veces me desarma, más se estrecha nuestra amistad. ¿Y si me revelo, contra qué me sublevo en realidad? ¿Quizá contra mí mismo, contra el aire que ha penetrado mi cuerpo?”

El monólogo de Perniola es un viaje sobre las dos cosas, afirma, que le han permanecido enigmáticas por excelencia: la sensualidad y la libertad. Es una guerra contra la metafísica que pretende ser de acero y es de yeso. Una precariedad ontológica lo habita y las estatuas ya no sirven como mecanismo de defensa. Algo queda, por suerte: una metafísica terrenal, palpable: la de la mujer y la escritura, “mis únicos dioses”, confiesa Perniola. Dioses que lo atraen y lo espantan al mismo tiempo , dioses que nos dicen, fuera de todo binarismo:  “Tú eres el primero. Lo que hago contigo nunca lo hice con nadie antes”. Ni mentira ni verdad: nuevo mito. Pero uno que habilita el quiebre momentáneo del principium individuationis, para hacer estallar el arte, el amor, la política.

La mujer y la escritura “quieren hacer piruetas en el aire y aspirar toda la existencia, hacerle perder al ser todo contacto con la tierra, desarraigarlo de sí mismo, de su propia tierra, de su propia familia”, “para sacarlos a todos fuera de su propia imagen, para arrebatar las imágenes de aquellos que la tienen y dejarlos errar vacantes y disponibles para ella, para intercambiar las imágenes unas con otras y provocar una gran confusión (se puede, sí, afirmar o negar cualquier cosa, e incluso afirmar una misma cosa y luego negarla de nuevo). Así son las palabras”. Confundidos, ciegos y adivinos al mismo tiempo, nos enfrentarnos al enigma:  “¿Qué hacer, ahora, con toda esta libertad?”

 

Notas relacionadas

Lucas Soares, filósofo y poeta, comparte con nosotros su lectura de la nueva traducción y estudio de Edipo rey de Sófocles (ediciones Winograd), a cargo de Esteban Bieda.

Marcelo D. Díaz, poeta y crítico, autor de Bildungsroman (Gog & Magog, 2018), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del libro Anómalo archipiélago de islas probables (Prebanda ediciones, 2020), de Juan Conforte.

Capitalismo del yo. Ciudades sin deseo, el nuevo libro de la escritora y psicoanalista chilena Constanza Michelson, es ocasión para reflexionar sobre la negación contemporánea del deseo y sobre los modos posibles de vivir la contradicción como una apertura para la política, el feminismo y el sujeto.

Marcelo D. Díaz, poeta y crítico, autor de La formación de la lírica (UADER, 2017) y Bildungsroman (Gog & Magog, 2018), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del último libro de Carina Sedevich, Cuando la muerte sorprendió a Fassbinder (Tanta ceniza editora, 2020).

En su nuevo libro, Herrera el Viejo (Ediciones en Danza, 2020), el poeta Ricardo H. Herrera vuelve a hacer de la poesía, forjándola con rigor y belleza, una ética que nos salvaguarda de la oscuridad del mundo.

El libro de Nahuel Krauss, La segunda pérdida. Ensayo sobre lo melancólico (Miño y Dávila, 2020) apunta hacia un nuevo concepto de la melancolía para plantear que el único modo de cambiar, desear y existir plenamente es perder.

El filósofo Federico Penelas, coeditor de El giro pragmático de la filosofía (Gedisa, 2003) y Gramáticas, juegos y silencio (Grama, 2006), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura de La médium (Mansalva, 2019) de Lucas Soares.

Una lectura de Juan Manuel Sodo, ensayista y docente universitario, sobre Biografía y ficción (Notanpüan, 2019), el nuevo libro de cuentos de Damián Huergo, premiado por el Fondo Nacional de las Artes.

El poeta Lucas Soares, autor de La médium (Mansalva, 2019), entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del primer libro de María Cheb Terrab, La familia A (Caleta Olivia, 2018).

Ariel Farace, dramaturgo y director de Constanza muere, entre otras obras, comparte con nosotros su lectura del libro Inundación. El lenguaje secreto del que estamos hechos (Ediciones DocumentA/Escénicas, 2019), de Eugenia Almeida.