FacebookFacebookTwitterTwitter

Poemas inéditos

El autor de Variaciones Goldberg (Ediciones del Dock, 2003) y Pólder (Bajo la luna, 2014), entre otros libros, comparte con nosotros tres poemas inéditos: “Las macetas”, “Sequoias” y “Balada”.

Las macetas

El abuelo  José,
sus padrinos Benita y Gregorio.
Cuánto quería
ser ingeniera mecánica.
Las mañanas en la fábrica
ayudando a su padre
a encender los motores.
Todo eso recordaba.

Pero ahora, a mediodía,
la preocupación
son dos macetas
pesadísimas aun para
su genio taurino.

Primero levantamos
la del jazmín paraguayo
para liberar el drenaje
anegado por las lluvias
recientes.

Reacomodamos la tierra
y palpamos las hojas.

¿Te parece que esta primavera
sacará esas flores
que cambian de color?

Al abrirse son violáceas,
luego pasan al azul claro
y finalmente al blanco.

Las manos entrelazan
la tierra ya inseparable
de esos filamentos llenos
de savia, adheridos
a las paredes de cerámica
resquebrajada.

Sus uñas pintadas
de rojo se hunden
en el barro.
El esmalte emerge intacto
pese a la dura faena.
Su brillo cosmético
me encandila.
Es inusual
que embellezca sus manos
destinadas a los motores
y al gesto contenido.
Como al pasar me promete
que el filodendro del pasillo,
ese que miro con ansias
depredatorias será mío.

Hacemos una tarea
silenciosa
tan eficaz como
inútil.
Arrancamos al unísono
las raíces del fondo
tirando con fuerza
del tallo,
algunos terrones
se desprenden
al primer contacto,
otros exigen
rotar las manos
y el cuerpo
para desmontar
ese perfecto sistema
bajo tierra.

Los rayos del sol caen
perpendiculares
para que se cumpla
la voluntad de mi madre.

 

Sequoias

El atlas en la mesa de luz
costa este o ladera escarpada.
Leer un mapa
como un libro.
Claves que superponen
imágenes y lengua.
En esa encrucijada
aparecen montañas nevadas
surcadas por ríos
que dividen la tierra.
Leer un mapa
obliga a una sutil rotación
de las células,
de manera que nuestras cabezas
resignen arrogancia por visión,
perdidas para siempre
en un bosque
de sequoias gigantes.

 

..

Balada

La lluvia disipa los proyectos,
su inclemencia se derrama
en el Impenetrable o
en Buenos Aires
con igual parsimonia.
Nuestros padres se mueren
como moscas. Asistimos
a los hospitales y a las dosis
con el ligero temblor
de los hijos
y hermanos intercambiables.
No hay frases tranquilizadoras
ni clima constante.
Diferentes signos de vida;
nos escribimos, hablamos
para compartir recetas
del infortunio o
maneras de caminar
sin levantar polvareda.

Notas relacionadas

El autor de Punto Rojo y Material de interiores, entre otros, nos comparte estos sonetos.

Presentamos una selección del nuevo libro de Guadalupe Wernicke, El proyecto olímpico, que acaba de editar la editorial Bajo la luna.

El autor de Guatambú (Tsé-Tsé, 2003), El pronóstico de oscuridad (Bajo la luna, 2012), y Noticias de la belle époque (Club Hem, 2015), entre otros libros, comparte con nosotros tres poemas inéditos.

El autor de El sueño de las antenas (VOX, 2013) y Cerrá cuando te vayas (Club Hem Editores, 2016), entre otros, comparte con nosotros tres poemas inéditos.

El autor de El exceso (Torremozas, Madrid, 2008), El espectador (Gog y Magog, Buenos Aires, 2012) y Vida de un gemelo (Iván Rosado, Rosario, 2014), comparte con nosotros tres poemas inéditos.

El autor de La fuente muda y El cielo es un alud para los ojos (Paradiso), comparte con nosotros tres poemas de su libro inédito Noche Análoga.

El poeta nos sumerge, con sus versos elegíacos, en el trágico escenario de la Guerra Guasú.

La poeta, autora de La tomadora de café (Vox, 2005) y Lluvias (Bajo la luna, 2009), entre otros libros, comparte con nosotros tres poemas inéditos.

El filósofo y poeta, autor de Dios, el mamboretá y la mosca, entre otros libros, vuelve a compartir con nosotros algunos poemas inéditos.

El autor de Cuadernos de lengua y literatura (Eterna Cadencia), comparte con nosotros cuatro textos inéditos en donde, fiel a su estilo, la escritura se desplaza entre la narrativa y la poesía.