FacebookFacebookTwitterTwitter

Aleph-Internet

El pintor y ensayista cuestiona el Aleph borgeano para interrogarse por la apropiación de la cultura.

Antes éramos el Aleph, ahora somos portadores del Aleph. Nos volvimos dependientes, esclavos de esta invención. Hablamos de él como si fuese un síntoma. Algo que está ahí afuera. De lo que nos hemos contaminado. Le confiamos nuestra memoria, el saber. Tenemos miedo de que le pase algo.

Borges destruye el Aleph, como el Rabi Loew, el Golem. No quieren ser esclavos de su propia creación. Se dan cuenta de que en manos irresponsables es un arma. El Aleph como fantasía es maravilloso, pero como realidad…

Borges escribe el cuento para fascinar a una mujer, para mostrarle la potencia de su mente, y luego destruye. Kafka le pide a otro que destruya su obra por él.

Bradbury confía en el hombre para guardar la creatividad en Fahrenheit.

Competir con la naturaleza nos pone en el borde del abismo.

Cuidado con lo que desatas. Los sabios humanistas advierten.

Borges encarna la antropofagia al transformar la cultura en algo borgeano, o sea, en el crisol donde todos estos materiales son apropiados por la porteñidad, se hacen nuestros y habilitan a los seguidores a usar la cultura como algo porteño.

Con todo lo que tiene de polémico, elitista, antiperonista, irónico, Borges es sin embargo el legitimador. Con esta operación abre un camino que él mismo oculta para crear un misterio sobre su obra. Permite que toda la cultura sea leída y usada por los artistas como algo nuestro.

Sarmiento tenía que citar en francés para ser reconocido como parte de la cultura, y el mismo Borges tuvo que citar en inglés en el Aleph.

A nosotros nos basta con citar a Borges, para ser reconocidos como argentinos.

Es un cambio hacia la creación de la cultura nacional. Borges mismo explica todo, opina, pero nos confunde para no ser etiquetado, olvidado. Como dijo Federico Manuel Peralta Ramos ‘Para no ser un recuerdo hay que ser un re-loco’. Ser inasible, misterioso, da vida, interés. Quizás la genialidad consiste en esta operación de apropiación de la cultura: por eso se forman los eslabones del tiempo que cada generación agrega y adapta a su manera.

Notas relacionadas

Vanesa Guerra, autora del libro de relatos La sombra del animal (Bajo La Luna), entre otros, con este texto acerca de Walser, traductor del limbo nos brinda un adelanto de su nuevo libro La lengua del desierto, de próxima aparición por editorial Buena Vista, Córdoba.

Ángel Faretta, en esta ensayística relectura de La pérdida del reino (1972) de José Bianco, aborda el pathos simbólico que atraviesa las peripecias de su personaje.

Esteban Dipaola, autor de Comunidad impropia. Estéticas posmodernas del lazo social (Letra viva, 2013) y En tu ardor y en tu frío. Arte y política en Adorno y Deleuze (Paidós, 2008), entre otros libros, reflexiona en este ensayo sobre Artaud y la conciencia desbordada.

Gustavo Romero nos hace ingresar en el mundo de la filosofía de Emil Cioran: el escepticismo, la lucidez, el insomnio como persistencias de un pensamiento.

Martín Kohan, escritor y ensayista, autor de Ciencias Morales y Fuera de Lugar (Anagrama), entre otros, reflexiona sobre diversas metáforas deportivas para pensar el presente.

Leda Martyniuk y Gastón Nuñez reflexionan sobre el carácter paradójico de la intimidad, adelanto de un futuro libro en clave psicoanalítica.

Alejandro Boverio, ensayista y filósofo, aborda la figura de la sombra para pensar las dimensiones del entre-lugar que constituyen a la existencia y al deseo.

La ensayista reflexiona sobre los sentidos de la visión y la audición como formas opuestas de concebir la comunidad, la política, el tiempo.

Notas del filósofo, actor y director Horacio Banega sobre la obra de teatro Invocación VII: Fassbinder. Todo es demasiado, de Lisandro Rodríguez.

Lucas Condró, autor de Notas sobre pedagogía y movimiento (Continta me tienes, 2016) y Lo singular (Continta me tienes, 2017) comparte con nosotros un ensayo de su próximo libro En torno a la palabra bailar.