FacebookFacebookTwitterTwitter

Aleph-Internet

El pintor y ensayista cuestiona el Aleph borgeano para interrogarse por la apropiación de la cultura.

Antes éramos el Aleph, ahora somos portadores del Aleph. Nos volvimos dependientes, esclavos de esta invención. Hablamos de él como si fuese un síntoma. Algo que está ahí afuera. De lo que nos hemos contaminado. Le confiamos nuestra memoria, el saber. Tenemos miedo de que le pase algo.

Borges destruye el Aleph, como el Rabi Loew, el Golem. No quieren ser esclavos de su propia creación. Se dan cuenta de que en manos irresponsables es un arma. El Aleph como fantasía es maravilloso, pero como realidad…

Borges escribe el cuento para fascinar a una mujer, para mostrarle la potencia de su mente, y luego destruye. Kafka le pide a otro que destruya su obra por él.

Bradbury confía en el hombre para guardar la creatividad en Fahrenheit.

Competir con la naturaleza nos pone en el borde del abismo.

Cuidado con lo que desatas. Los sabios humanistas advierten.

Borges encarna la antropofagia al transformar la cultura en algo borgeano, o sea, en el crisol donde todos estos materiales son apropiados por la porteñidad, se hacen nuestros y habilitan a los seguidores a usar la cultura como algo porteño.

Con todo lo que tiene de polémico, elitista, antiperonista, irónico, Borges es sin embargo el legitimador. Con esta operación abre un camino que él mismo oculta para crear un misterio sobre su obra. Permite que toda la cultura sea leída y usada por los artistas como algo nuestro.

Sarmiento tenía que citar en francés para ser reconocido como parte de la cultura, y el mismo Borges tuvo que citar en inglés en el Aleph.

A nosotros nos basta con citar a Borges, para ser reconocidos como argentinos.

Es un cambio hacia la creación de la cultura nacional. Borges mismo explica todo, opina, pero nos confunde para no ser etiquetado, olvidado. Como dijo Federico Manuel Peralta Ramos ‘Para no ser un recuerdo hay que ser un re-loco’. Ser inasible, misterioso, da vida, interés. Quizás la genialidad consiste en esta operación de apropiación de la cultura: por eso se forman los eslabones del tiempo que cada generación agrega y adapta a su manera.

Notas relacionadas

Compartimos, a modo de adelanto, el prólogo de Guillermo David a la compilación a cargo de Martín Prestía de Escritos escogidos del filósofo argentino Carlos Astrada (Caterva-Meridión, 2021).

En este ensayo, el filósofo Diego Singer reflexiona sobre el lugar de la filosofía y los modos de narrar y conceptualizar el viaje a la Luna, a partir de un cruce original entre el cínico Menipo de Gádara, Luciano de Samósata y Donna Haraway.

El ensayista y profesor de literatura de la Universidad de Turín reflexiona sobre las formas de la distancia, los modos en los que el espíritu de la modernidad buscó abolirla, y en la posibilidad de su vuelta como un nuevo horizonte de salvación.

En este ensayo, Santiago Maisonnave interroga los devenires de la mirada, el aura y la mimesis atravesando, en su original recorrido, los grandes pensamientos del siglo XX sobre estos tópicos.

La filósofa María José Rossi reflexiona sobre los barrocos nuestroamericanos, esa rara perla que se apropia de la lengua del conquistador y hace filigrana de la palabra prestada.

En este exquisito ensayo, Paola Cortés-Rocca reflexiona sobre la historia de los paisajes, esto es, sobre la historia de la mirada y sus tecnologías, a partir de las fotografías de María Bleda y José María Rosa.

Presentamos un fragmento del ensayo de Michel Nieva sobre la pandemia, adelanto de su nuevo libro Tecnología y barbarie. Ocho ensayos sobre monos, virus, bacterias, tecnología no-humana y ciencia ficción (Santiago Arcos, 2020).

Salvador Biedma, escritor y poeta, escribe este prólogo al libro Del deseo de Hilda Hilst (Postales Japonesas, 2020) que él mismo tradujo y que aquí ofrecemos como adelanto.

María Negroni, escritora y poeta, ensaya una magistral semblanza del Murena poeta, en este texto que es a su vez prólogo del libro Una corteza de paraíso (Editorial Pre-textos), de reciente aparición.

Joaquín Vazquez, filósofo y narrador, analiza la experiencia mística en Nadie nada nunca, una suerte de narración que se narra a sí misma y que afirma, desde la paradoja, lo que el mundo no es,