FacebookFacebookTwitterTwitter

El más arcano de los secretos

En su nuevo libro, Laura Arnés despliega un mapa de intensidades y desplazamientos de las afecciones lesbianas a lo largo de la literatura argentina.

 

Ficciones lesbianas. Literatura y afectos en la cultura argentina

Laura Arnés

Madreselva, 2016

316 páginas

 

 

 

 

 

 

Cuenta la mitología griega que fue Hera, diosa olímpica del matrimonio, la que envió a la esfinge a Tebas para castigar el amor que sentía el rey Layo por el joven Crispo. Así, la criatura con rostro de mujer, cuerpo de león y alas de ave se estableció en una de las montañas al oeste de la ciudad y desde allí devoró a todos los que no supieran resolver sus enigmas. A lo largo de la historia, la homosexualidad femenina siempre se mantuvo envuelta por un halo de misterio y fue conservada celosamente oculta de la mirada desprevenida, tal como los secretos de la esfinge. Como Edipo, Laura Arnés, Doctora en Letras y becaria de CONICET, se propuso con su libro Ficciones lesbianas. Literatura y afectos en la cultura argentina correr el velo y cuestionar a la esfinge para resolver el enigma y así liberar a los estudios culturales de la opresión patriarcal.

Al contrario de la homosexualidad masculina, objeto de un sinfín de estudios que se siguen acumulando año a año, la representación cultural de las afecciones lesbianas no parece haber despertado el mismo interés crítico, ni en la Argentina ni en el mundo. El trabajo de Laura Arnés se presenta, entonces, como necesario y pertinente, sobre todo en un contexto social como el contemporáneo, cuando el feminismo está ganando un enorme despliegue social y público con el fin de vencer la heteronormatividad. Si bien se trata de una tesis de doctorado, apoyada en la academia y fundamentada en la teoría, Ficciones lesbianas articula ese saber con la práctica activista de su autora, que provee la experiencia necesaria para darle al estudio la profundidad que requiere[1].

La primera pregunta que plantea el libro es: ¿qué significa “lesbiana”? ¿Es una orientación sexual? ¿Una sensibilidad? ¿Una forma de vida? ¿Qué lugar ocupa el afecto? Este carácter fantasmagórico puede interpretarse como una estrategia de representación. Al exceder el sistema clasificatorio, la lesbiana se mantiene por fuera del radar y de cualquier tipo de normalización y, con esa ilegibilidad gana autonomía política. Pero, al mismo tiempo, corre el peligro de la invisibilidad y exclusión. Por el otro lado, volverse legible conlleva el riesgo de manipulación y presenta una imagen que limita el dinamismo del término “lesbiana”. En ese límite, en esa ambivalencia, se juga la labor del libro, que trata de echar luz sobre la cultura lésbica sin necesariamente fijarla en una fotografía, inmóvil y apresable a cada momento. De esta manera, la pregunta se corre del significado y pone más bien en cuestión los modos en que los sentidos de “lesbiana” son producidos o significados en contextos particulares.

Con una impronta fuertemente deleuziana y con el bagaje de los estudios de género y teoría queer (desde Foucault hasta Butler, pasando por Adrienne Rich, Gloria Anzaldúa y Monique Witting, entre muchos otros intelectuales), Laura Arnés despliega un mapa de intensidades y desplazamientos de las afecciones lesbianas a lo largo de la literatura argentina. Sin seguir un orden estrictamente diacrónico, el libro actúa como un dispositivo que va encontrando sentidos y haciendo sistemas entre diferentes obras y proyectos literarios, estriando así un espacio inicial y aparentemente liso. Tomando como punto de partida los discursos taxonómicos institucionalizados de fines del siglo XIX, productos del avance y cúspide del método positivista, la investigación se va deslizando por distintas instancias literarias y culturales en las que la lesbiana aparece, nombrada o sin nombrar, directa o indirectamente, y vuelve a desaparecer hasta alcanzar un grado de visibilidad propio de la contemporaneidad gracias a obras fundacionales como las de Sylvia Molloy o Reina Roffé, que abrieron las puertas de un clóset que hoy prácticamente no existe y dejó de producir relatos de iniciación y descubrimiento.



[1] En la noche del 8 de Marzo de 2017, luego de la marcha por el Día de la Mujer, Laura Arnés fue detenida por la policía. Su crónica del hecho puede ser leída acá: https://www.pagina12.com.ar/26167-negras-de-mierda-presas-por-marchar

Notas relacionadas

La política cultural de las emociones de Sara Ahmed nos permite repensar el feminismo y las posibilidades críticas que surgirían al volcarnos hacia los afectos sin prejuicio alguno.

En esta lectura que es al tiempo una sutil reflexión sobre la crítica en general, Panesi vuelve sobre la idea de crítica que hay en la obra de Giordano, a la que le son esenciales la afectividad y la polémica.

Cuando la ciencia despertaba fantasías de Soledad Quereilhac (Siglo XXI Editores, 2016), explora el vínculo entre ciencia, ocultismo y el modo en que puede volverse verosímil lo imaginario.

Las tres vanguardias. Saer, Puig, Walsh (Eterna Cadencia, 2016) de Ricardo Piglia indaga en las tres formas distintas de posicionarse en el campo literario en relación a la tradición y la vanguardia.

Una lúcida lectura crítica de Los espantos. Estética y postdictadura de Silvia Schwarzböck (Cuarenta Ríos, 2016)

En su último libro, Federico Galende nos ofrece una alternativa, una lectura que se arroja a la materialidad misma de la imagen.

En Tiresias (Las cuarenta, 2016), primera novela de Mario Perniola, el autor experimenta un mundo regido por dos nuevas divinidades y enigmas: la mujer y la escritura.

Una indagación en el género de las “clases” a partir del libro de Josefina Ludmer Clases 1985. Algunos problemas de teoría literaria (Paidós, 2016)

La reciente publicación del libro de Mark Fisher (Caja Negra, 2016) desbroza una serie de dilemas que exponen a nuestro presente de una manera descarnada.

En ESMA. Fenomenología de la desapariciòn (Prometeo, 2016), Martyniuk pone en práctica un intenso acercamiento a la experiencia del terror.