FacebookFacebookTwitterTwitter

Escribir una pintura

El pintor reflexiona a partir de la exposición Restos no escritos de Raúl Santana quien, a juicio de Santoro, trabaja en ese territorio que está entre la pintura y la poesía.

Dijo Wang Yu, pintor y poeta de la dinastía Tang: “conocemos la importancia de Li (el principio interno que constituye la estructura de todas las cosas), y también la importancia del Qi (el soplo vital que anima las cosas). Dos conceptos en general descuidados, es esencial que trabajen el corazón y el espíritu hasta lograr que el Qi y el Li de las cosas alcancen la comprensión y la pureza; entonces del interior del artista brota un impulso irresistible que invade el universo, y su mano dibuja trazos palpitantes cargados de un sabor incomparable”.

Esta meditación de Wang Yu es válida tanto para la pintura como para la caligrafía. Y es esencial en la tarea del poeta en cuanto calígrafo, Santana trabaja en ese territorio que está entre la pintura y la poesía. Por eso que en sus trabajos estamos tentados de ver ideogramas o pictografías. Atrapados en los rápidos movimientos de su pincel, aparecen y se disuelven sátiros, venus neolíticas, o extraños animales. Huidizas figuraciones siempre a punto de ser otra cosa.

Podríamos agrupar sus trabajos en tres series. En la primera se destaca el tratamiento del pincel seco, que en ocasiones logra esa impronta ausente que se vuelve blanco del papel. Y en la misma sintonía hay algunos logros, para mí excepcionales, con el uso del blanco volador al que solo se llega en pleno vértigo del pincel, que por su velocidad no alcanza  a depositar la tinta, perodeja su huella; cuanto mayor es la velocidad en la ejecución menor será la espacialidad, puesto que la impronta permanece en la superficie, y este es el espacio propio de la caligrafía. “Escribir una pintura” es una frase familiar entre los chinos, y el estilo más jerarquizado es el Xie Yi, es el que “escribe” el significado de las cosas, y no necesariamente su forma o apariencia. La forma más apreciada de este estilo es cuando el pincel no llega al final de su trayecto y da un inacabado, que es el que activa el vacío en la lectura del trabajo.

En segundo lugar, miremos con atención la serie de los paisajes. El pincel a menor velocidad y sin agitación, abandona la superficie y los trazos caen con lentitud hacia el fondo del papel en una inevitable perspectiva aérea, abriendo la distancia que permite los planos de lectura sucesivos.

La última serie se destaca por una contundencia primitiva que nos aleja de las sutilezas orientales, múltiples ataques a la superficie del papel, con un pincel usado como mazo que busca el sometimiento del plano. Esto me hace pensar más en el “Art Brut” que en oriente, y me recuerda que se trataría del accionar de un nuevo “bárbaro en Asia”.

Como siempre la recomendación es tener prudencia y una predisposición de espíritu para ver esta sucesión de imágenes con delicada atención.

santana_0001santana_0002santana_0003santana_0004santana_0005
santana_0001
santana_0002
santana_0003
santana_0004
santana_0005

Notas relacionadas

Compartimos, a modo de adelanto, el prólogo de Guillermo David a la compilación a cargo de Martín Prestía de Escritos escogidos del filósofo argentino Carlos Astrada (Caterva-Meridión, 2021).

En este ensayo, el filósofo Diego Singer reflexiona sobre el lugar de la filosofía y los modos de narrar y conceptualizar el viaje a la Luna, a partir de un cruce original entre el cínico Menipo de Gádara, Luciano de Samósata y Donna Haraway.

El ensayista y profesor de literatura de la Universidad de Turín reflexiona sobre las formas de la distancia, los modos en los que el espíritu de la modernidad buscó abolirla, y en la posibilidad de su vuelta como un nuevo horizonte de salvación.

En este ensayo, Santiago Maisonnave interroga los devenires de la mirada, el aura y la mimesis atravesando, en su original recorrido, los grandes pensamientos del siglo XX sobre estos tópicos.

La filósofa María José Rossi reflexiona sobre los barrocos nuestroamericanos, esa rara perla que se apropia de la lengua del conquistador y hace filigrana de la palabra prestada.

En este exquisito ensayo, Paola Cortés-Rocca reflexiona sobre la historia de los paisajes, esto es, sobre la historia de la mirada y sus tecnologías, a partir de las fotografías de María Bleda y José María Rosa.

Presentamos un fragmento del ensayo de Michel Nieva sobre la pandemia, adelanto de su nuevo libro Tecnología y barbarie. Ocho ensayos sobre monos, virus, bacterias, tecnología no-humana y ciencia ficción (Santiago Arcos, 2020).

Salvador Biedma, escritor y poeta, escribe este prólogo al libro Del deseo de Hilda Hilst (Postales Japonesas, 2020) que él mismo tradujo y que aquí ofrecemos como adelanto.

María Negroni, escritora y poeta, ensaya una magistral semblanza del Murena poeta, en este texto que es a su vez prólogo del libro Una corteza de paraíso (Editorial Pre-textos), de reciente aparición.

Joaquín Vazquez, filósofo y narrador, analiza la experiencia mística en Nadie nada nunca, una suerte de narración que se narra a sí misma y que afirma, desde la paradoja, lo que el mundo no es,