FacebookFacebookTwitterTwitter

Venecia

Redimimos un pequeño texto de Jorge Luis Borges sobre la ciudad de ensueño publicado originalmente en Atlas (1984).

venecia

 

 

 

Los peñascos, los ríos que tienen su cuna en las cumbres, la fusión de las aguas de esos ríos con las del Mar Adriático, los azares o las fatalidades de la historia y de la geología, la resaca, la arena, la formación gradual de las islas, la cercanía de Grecia, los peces, las migraciones de las gentes, las guerras de la Armórica y del Báltico, las cabañas de junco, las ramas entretejidas con barro, la inextricable red de canales, los primitivos lobos, las incursiones de los piratas dálmatas, la delicada terracota, las azoteas, el mármol, las caballadas y las lanzas de Atila, los pescadores defendidos por su pobreza, los lombardos, el hecho de ser uno de los puntos en que se encuentran el Occidente y el Oriente, los días y las noches de generaciones hoy olvidadas fueron los artífices. Recordemos también los anuales anillos de oro que el Dux dejaba caer desde la proa del Bucentauro y que, en la penumbra o tiniebla del agua, son los indefinidos eslabones de una cadena ideal en el tiempo. Sería aquí una injusticia olvidar al solícito buscador de los papeles de Aspern, a Dandolo, a Carpaccio, al Petrarca, a Shylock, a Byron, a Beppo, a Ruskin y a Marcel Proust. Altos en la memoria están los capitanes de bronce que invisiblemente se miran desde hace siglos, en los dos términos de una larga llanura.

Gibbon observa que la independencia de la antigua república de Venecia ha sido declarada por la espada y puede ser justificada por la pluma. Pascal escribe que los ríos son caminos que andan; los canales de Venecia son los caminos por los que andan las enlutadas góndolas que tienen algo de enlutados violines y que también recuerdan la música porque son melodiosas.

Alguna vez escribí en un prólogo Venecia de cristal y crepúsculo. Crepúsculo y Venecia para mí son dos palabras casi sinónimas, pero nuestro crepúsculo ha perdido la luz y teme la noche y el de Venecia es un crepúsculo delicado y eterno, sin antes ni después.

 

Notas relacionadas

Rescatamos un notable poema de Fernando Pessoa, el poeta y escritor portugués, publicado bajo el nombre de su heterónimo Ricardo Reis (Odas).

Redimimos un fragmento de Zama de Antonio di Benedetto en ocasión de la aparición de la película de Lucrecia Martel.

Recuperamos esta vieja aguafuerte del escritor argentino en la que que retrata el fusilamiento del anarquista Severino Di Giovanni, publicada originalmente en el diario El Mundo, el 2 de febrero de 1931.

En estos fragmentos del ensayo originalmente aparecido en la revista Sur (1957), Murena observa una Argentina en crisis, pero frente al esquema reduccionista de la culpa aplicable a otros, opone la idea de lo común.

En este bello texto, Correas se aproxima a Kafka entrelazando categorías como el amor, el deseo, la soledad y el detalle.

Redimimos un texto sublime del poeta cubano, publicado originalmente en 1968 por Casa de las Américas.