FacebookFacebookTwitterTwitter

Malvinas: querellas y entredichos

El ensayista y filósofo se interroga sobre la “cuestión Malvinas” a partir de los vitales pensamientos de León Rozitchner y de Néstor Perlongher.

 

“‘Del trabajo a la guerra y de la guerra al trabajo’. ¡Argentinos a recomponer!”

 

 

 

 

 

 

A treinta años de la “sorpresiva asonada” del 2 de abril revisamos las voces de un debate que presenta una imagen del pensamiento crítico de la izquierda argentina en el país y en el exilio. La disposición del debate es extremadamente compleja. Enfrenta a León Rozitchner, autor de una carta-ensayo titulada “Las Malvinas: de la guerra ‘sucia’ a la guerra ‘limpia’” escrita en Caracas en mayo de 1982, con los firmantes del texto “Por la soberanía” publicado, en México D. F. el 10 de mayo de 1982, por el Grupo de discusión socialista. Cruza en entredichos a Néstor Perlongher con el consejo editor de la revista Sitio en el Nº3 en respuesta a los números anteriores. En éste último se publican, en diciembre de 1983, “La ilusión de unas islas” de Perlongher y “A la tibia musa, de un vate desencantado” de Jorge Jinkis e “Ilusiones de isleño” de Ramón Alcalde. Sobre este fondo resuenan dos textos más de Perlongher titulados “Todo el poder a Lady Di. Militarismo y anticolonialismo en la cuestión de las Malvinas” publicado en la revista Persona Nº12 en 1982 y “El deseo de unas islas” editado en la revista anarquista Utopía Nº3 en 1985, aunque proveniente de una lectura pública en un encuentro de “Política y Deseo” realizado en São Paulo en julio de 1982.

León Rozitchner y Néstor Perlongher querellan una orientación del pensamiento materialista que no carece de sustento en sus posiciones. Ninguno de los textos en juego prescinde de lógicas y razones, el problema de fondo es de qué lógicas y razones se trata. Más allá de sus elecciones vitales y de sus modos estilísticos, Rozitchner y Perlongher pertenecen a la estirpe de pensadores argentinos que desmontan las apariencias y las pasiones tristes para indicar en la trama viva dónde reside el terror y el poder. Valoran el poder del cuerpo que excede todo saber. Cuerpo que sólo se revela en su verdad en las orientaciones del deseo y en los enfrentamientos políticos y económicos de la guerra que sólo la fuerza popular puede decidir. Saben que la lógica implacable de la guerra tiene como premisa captar el poder moral y pulsional de los cuerpos del pueblo. No hay deseos ni formas de producción que no sean colectivos porque allí reside el velado secreto del poder social.

Dirigen su pluma contra las fuerzas tenebrosas que ejercen impunemente la violencia y ante las cuales creen que no hay alianzas por razones estratégicas para fines políticos. No lo permite ni la fraternidad de los cuerpos ni la libertad de los deseos colectivos. Saben que el terror no deja de torturar ni de asesinar para reinar. Y esta verdad insoslayable requiere la consistencia en carne propia de una lógica tan implacable como aquella del terror aunque de signo inverso. Lógica que defiende de distintos modos la diferencia real de la vida y de la experiencia de los cuerpos. ¿Pueden los cuerpos penetrados por la muerte inflingida por el terror encarnado producir una gesta de liberación nacional? Ni Rozitchner ni Perlongher olvidan el rictus de dolor de los desaparecidos ni la imagen del asesino que los exterminó. No difieren la furia cobarde sobre la carne martirizada. Furia que impune pretendió “limpiar” la clandestinidad subterránea de bayonetas y tanques que se volviera contra los cuerpos inermes. La guerra “sucia” de ese atroz exterminio no puede volverse gesta heroica, salvo por la ilusión de la euforia vana donde el terror subsiste solapado y actuante.

La lógica implacable de estas escrituras defiende la vida que vence al terror. Malvinas es el nombre de una guerra macerada por una muerte del cuerpo social previa al acontecimiento, cincelada por el terror y prolongada como carne asesina por buena parte del Ejército argentino. Ejército que creía liderar de modo épico a un pueblo en sus derechos por un territorio y que no era más que la mísera apariencia teñida de sangre. Rozitchner y Perlongher no olvidan la última mirada de los moribundos ni el torrente de muerte que anestesió los sentidos argentinos. Enfrentan en Malvinas la prolongación –terror mediante– de una locura social. Cuestionan de distintos modos cualquier alianza con la tortura y el asesinato que, por vías de una estrategia política programada por el Ejército argentino en manos de la Junta Militar, intentara “limpiar” su obrar. Aquellos que violaron, dislocaron y desgarraron los cuerpos por la presencia real de la muerte no pueden liberar un territorio en nombre del pueblo y para el pueblo. El propio terror ejercido contra el pueblo no es otra cosa que la cobardía que acompañó al Ejército argentino en Malvinas prosiguiendo la tortura por otros medios y la prepotencia del terror. Es que el terror sólo cuenta con la inmediatez y su ceguera.

Las lógicas de la guerra, la economía y la política dicen que el poder de la trama viva de los cuerpos no está donde el terror lo sitúa, pese a que pueda sacar provecho momentáneamente de él. El poder está “entre” los cuerpos como potencia de una diferencia real que el terror no puede anular. Las querellas y entredichos discuten una lógica política de izquierda atada a categorías que expresan, para el estilete de estas plumas, una plena indistinción con una imagen del pensamiento de derecha. Ningún argumento por estratégico que este sea para el retorno de los exiliados y para acelerar el advenimiento del fin de la Junta Militar, convence a los querellantes, porque la dictadura fascista y sanguinaria sólo pretende agregar méritos a “los galones del antimperialismo” como dice Perlongher y “ratificar con ese posible triunfo ‘limpio’ su propia salvación” como escribe Rozitchner. Sin considerar una multiplicidad de matices y radicalizando el fondo de los entredichos: la política se reconoce para ambos en la coherencia de las prácticas que, a estas alturas de la asonada, cargan en la espalda con la vergüenza de un modo de pensar ante la maquinaria de la desaparición y en el horizonte político inmediato, con la dramática relación entre ética y estrategia política para la emancipación deseada. Ante este intervalo dramático la territorialidad termina siendo abstracta frente a la herencia de los cuerpos destrozados por el terror y por “la orgía nacionalista” como sostiene Perlongher. Ante esta lógica desgarrada “los justos intereses populares” no deben confundirse con “la traición y el mal radical” como considera Rozitchner.

Perdida la guerra, en Plaza de Mayo, el mismo pueblo del triunfalismo vertiginoso del 2 de abril ratifica la inmoralidad política y económica de la Junta Militar que se confundió con el obrar del Estado de terror en una frase que reza “Las Malvinas son argentinas, no de los torturadores” o con otra que dice “Malvinas sí, Proceso no”. La “coherencia” reclamada por Rozitchner y la “ironía” planteada por Perlongher podría sintetizarse en una idea que atraviesa a estas plumas: como alguien propuso con sensatez –y Perlongher lo recuerda– “antes de defender la ocupación de Malvinas, habría que postular la desocupación de la Argentina por parte del autodenominado Ejército Argentino”. Para los argumentos y pasiones de Rozitchner y Perlongher, el entusiasmo patriótico de las izquierdas sostenido en el apoyo del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) y de la gran nación americana ante el colonialismo, no justifican la confusión de pensar a Malvinas como una de las grandes gestas del pueblo y de sus causas. No son puristas en sus posiciones, pero ante la historia vivida en los cuerpos, sienten que no podría haber salvación individual ni tampoco inmunidad corporativa. Frente al pacto de sangre que antecede a Malvinas, que en el acontecimiento de la gesta nacionalista se ratifica, creen que el pueblo o bien debería enjuiciarse por sus actos suicidas y por sus encubrimientos del terror, o bien desertar de una guerra que otros suponían inaugural y triunfante aunque para ellos no fuera ni soberana ni “limpia”. La solidaridad de las izquierdas y la gigantesca complicidad de la población con la dictadura argentina no pasa para estas escrituras de una alianza con el deseo de muerte. La identidad de la nación que impregna la retórica de izquierda y de otros movimientos populares culmina en las trincheras de una territorialidad fantasmática.

Ante el “síntoma” abierto por “la sorpresiva asonada” había en estas posiciones más que fantasmas, fantasías y negaciones. Se trataba de enfrentar lógica e irónicamente el intento de comprensión y la imposibilidad de callar las incertezas ante el acontecimiento. Pensar, creen Rozitchner y Perlongher, supone abrir el campo de una experiencia afectiva para una transformación que debe aceptar que los únicos a priori provienen de los acontecimientos políticos y no de las matrices interpretativas y de las categorías que ya conocen la orientación del mundo. Si el acontecimiento que fuerza a pensar no transforma la modalidad afectiva, la memoria, la percepción y sus razones, lo inesperado como irrupción no cala en los intervalos de lo real para modificar las relaciones. No se trataba sólo de hablar en el silencio, sino de practicar la coherencia ética implicándose en una transformación de las categorías que apresaban la fraternidad de los cuerpos e impedían la conjugación de un “nosotros”. En estas plumas el movimiento del amor y del desacuerdo vital van juntos motivados por el acontecimiento y la diferencia real.

 

* La pintura que ilustra este escrito es de Marcelo Prudente, un ex combatiente de Malvinas que actualmente trabaja como artista plástico. A lo largo de los años ha plasmado el horror de la guerra en su arte.

Notas relacionadas

Compartimos, a modo de adelanto, el prólogo de Guillermo David a la compilación a cargo de Martín Prestía de Escritos escogidos del filósofo argentino Carlos Astrada (Caterva-Meridión, 2021).

En este ensayo, el filósofo Diego Singer reflexiona sobre el lugar de la filosofía y los modos de narrar y conceptualizar el viaje a la Luna, a partir de un cruce original entre el cínico Menipo de Gádara, Luciano de Samósata y Donna Haraway.

El ensayista y profesor de literatura de la Universidad de Turín reflexiona sobre las formas de la distancia, los modos en los que el espíritu de la modernidad buscó abolirla, y en la posibilidad de su vuelta como un nuevo horizonte de salvación.

En este ensayo, Santiago Maisonnave interroga los devenires de la mirada, el aura y la mimesis atravesando, en su original recorrido, los grandes pensamientos del siglo XX sobre estos tópicos.

La filósofa María José Rossi reflexiona sobre los barrocos nuestroamericanos, esa rara perla que se apropia de la lengua del conquistador y hace filigrana de la palabra prestada.

En este exquisito ensayo, Paola Cortés-Rocca reflexiona sobre la historia de los paisajes, esto es, sobre la historia de la mirada y sus tecnologías, a partir de las fotografías de María Bleda y José María Rosa.

Presentamos un fragmento del ensayo de Michel Nieva sobre la pandemia, adelanto de su nuevo libro Tecnología y barbarie. Ocho ensayos sobre monos, virus, bacterias, tecnología no-humana y ciencia ficción (Santiago Arcos, 2020).

Salvador Biedma, escritor y poeta, escribe este prólogo al libro Del deseo de Hilda Hilst (Postales Japonesas, 2020) que él mismo tradujo y que aquí ofrecemos como adelanto.

María Negroni, escritora y poeta, ensaya una magistral semblanza del Murena poeta, en este texto que es a su vez prólogo del libro Una corteza de paraíso (Editorial Pre-textos), de reciente aparición.

Joaquín Vazquez, filósofo y narrador, analiza la experiencia mística en Nadie nada nunca, una suerte de narración que se narra a sí misma y que afirma, desde la paradoja, lo que el mundo no es,