FacebookFacebookTwitterTwitter

Versiones de Malta

Christian Kupchik, narrador, poeta y traductor, autor de Fuera de lugar entre tantos libros, director de la notable revista Siwa, comparte con nosotros este relato inédito en donde cohabitan múltiples versiones de un hecho.

c71bcf4d0a8e0c3d9bcc0ff544e62bf8

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Se cuenta en Malta así como en el resto de las islas, la increíble historia de dos amigos que perseguían a la misma dama, ambicionaban la misma herencia y aspiraban al mismo puesto junto al Regente.

La situación derivó a un punto tal que, con su actitud, los amigos comenzaron a encender las burlas de la gente. Por ese motivo, adoptaron una decisión que habría de poner fin a semejante escarnio: ambos partirían en direcciones opuestas, recorrerían el ancho mundo, y del peregrinaje seguramente obtendrían más provecho que de la exhibición de sus codicias.

Pasaron la noche velando sus armas y al amanecer, tras recibir las bendiciones de los patriarcas y los buenos deseos del Regente, se despidieron como hermanos.

Cinco años pasaron y quiso el hado que ambos regresaran al mismo tiempo.

Nada más verse, se abalanzaron el uno contra el otro blandiendo sus espadas. El tiempo y las sombras fueron testigos de las despiadadas heridas.

Aún quedan rastros de sangre sobre la piedra porosa.

 

Existe otra versión. Al volver de su viaje, los dos caballeros apresuraron el encuentro. Al verse, se abrazaron y generosamente cada uno de ellos cedió sus derechos en favor del otro, tanto en lo respectivo a la dama, como la herencia o el puesto junto al regente.

En la discusión que siguió, brillaron los fuegos.

Sólo la muerte obtuvo su limosna.

 

Las versiones del hecho son, en realidad, infinitas.

De acuerdo a una de ellas, decidieron ambos renunciar a la dama, a la herencia y a los honores, con el único objeto de preservar indemne su amistad. Desde entonces, se odian en el más absoluto de los silencios.

Otra propone que cobraron la herencia, y con lo obtenido pagaron un ejército que apuraron en levantar contra el Regente. Al conquistar Malta, su primer cuidado fue ejecutar a la doncella.

Una tercera señala que optaron por repartir y que, para que todo resultase equitativo, precisaron el concurso de un tercero. Este los asesinó a los dos y se quedó con todo.

También se cuenta que la herencia no les pertenecía; que la dama había dado palabra a otro caballero, o a la Iglesia, y que el Regente ya tenía designado sucesor. Y más: no falta aquel otro quien no duda en aseverar que jamás pudo comprobarse evidencia alguna acerca de la existencia de tal dama, ni tal herencia, ni tal Regente, y que todo fue un invento que utilizaron como excusa para satisfacer su hambre de conflicto.

Se dice, por último, que resulta altamente probable que esos dos caballeros jamás existieran.

En otras partes, fuera de Malta o las islas, ni siquiera conocen la historia.

 

Notas relacionadas

Agostina Luz López, escritora, actriz y directora de teatro, autora de Weiwei (Notanpuan, 2016), comparte con nosotros este relato inédito de iniciación en las pasiones.

Leda Martyniuk y Gastón Nuñez reflexionan sobre el carácter paradójico de la intimidad, adelanto de un futuro libro en clave psicoanalítica.

Fabián O. Iriarte, autor de Sópola temprar (Baltasara Editora, 2017) y Al comienzo era sólo un murmullo (UNL Ediciones / EUDEM, 2017), entre otros libros, comparte con nosotros dos poemas inéditos.

Alejandro Boverio, ensayista y filósofo, aborda la figura de la sombra para pensar las dimensiones del entre-lugar que constituyen a la existencia y al deseo.

Gonzalo León, autor de Serrano y Cocainómanos chilenos (Mansalva), entre otros libros de ficción, comparte con nosotros este relato inédito sobre un artista por venir.

Mariana Docampo, autora de V (Bajo la luna, 2017), entre otros libros de narrativa, comparte con nosotros este sórdido relato inédito.

Luis García, filósofo y ensayista, está a punto de publicar su nuevo libro La comunidad en montaje. Imaginación política y postdictadura (Editorial Prometeo). He aquí un adelanto de sus palabras preliminares.

Flor Defelippe, autora de Parrhesia (Editorial CILC, 2009) y Las malas elecciones (Pánico el pánico, 2014), comparte con nosotros dos poemas inéditos.

La ensayista reflexiona sobre los sentidos de la visión y la audición como formas opuestas de concebir la comunidad, la política, el tiempo.

Natalia Leiderman, autora de Animales dorándose al sol (El ojo del mármol, 2016), comparte con nosotros tres poemas de su próximo libro Stařenka.