FacebookFacebookTwitterTwitter

Nocturno de Aña Cuá

Tom Maver, autor de Marea Solar (Alción 2016; Alto Pogo 2018), nos adelanta tres poemas de su próximo libro Nocturno de Aña Cuá.

TOMtarkovsky_polaroids_9-550x550

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Aña Cuá las plantaciones

son dominio del río

que baja entre los naranjales y se renueva

ante cosecheros mudos.

 

Todo es inmenso acá,

salvo las flores de la orilla.

Salvo mi madre en su vestido de novia

que se aleja remando.

Salvo los peces que saltan a la superficie

fascinados por un mundo

que vuelve a cerrarse a sus espaldas

mojadas por una luz crepuscular.

Salvo mi padre,

que se durmió mientras tomaba

el vino de su boda, murmurando

me olvida no me olvida me olvida,

su regazo cubierto de pétalos.

 

El Gran Cebú Blanco

sacude sus cuernos torcidos.

El río mira a sus criaturas.

Mi madre es un punto en el horizonte.

Mi padre está tirado. Me le acerco

y le susurro al oído:

Despertate que estás muerto.

Y todo esto le da risa a las flores.

 

 

 

*

 

 

La rueda de lo grotesco

gira sobre nuestras cabezas.

Y si no, miren a mi señor padre

hamacándose en sus placeres,

hecho un trapo

humedecido en alcohol puro,

tratándolo de tú al diablo.

Miren a los potros desesperados

que nadan en su vaso de vino –

o a mí, que sólo puedo dirigirme

a otros bichos para saber de él.

Yarará, marsupial, aguará guazú,

ustedes que bebieron del pozo

de su enfermedad,

díganme, ¿saben algo?

 

 

 

*

 

 

Está hecho de animales nuestro miedo.

El buitre dice algo. La víbora dice algo.

Yarará, marsupial, aguará guazú,

¿y uds. qué dicen?

En mis sueños vi el futuro.

Y vi que no se movía –

salvo por la respiración del cebú.

En este poema – momento – despedida,

mi viejo no es un personaje

sino un instrumento de cierto peso

que me cuelgo al hombro.

Si me agarra mucho miedo

toco mi instrumento fatigoso.

Y la cosecha contesta con frutos podridos

que arroja sobre la tierra.

Los naranjos entienden

que un hijo es un recolector

de padres muertos.

Notas relacionadas

Christian Kupchik, narrador, poeta y traductor, autor de Fuera de lugar entre tantos libros, director de la notable revista Siwa, comparte con nosotros este relato inédito.

Juan Fernando García, autor de Morón (Muchos libros felices, 2014) y Sobre el Carapachay (Leviatán, 2017), entre otras obras, comparte con nosotros poemas de su último libro Temporales (El ojo del mármol, 2018).

Pablo Queralt, autor de Cansancio de lo escrito (Tsé-Tsé, 2001) y Ser y ser visto (Zindo&Gafuri, 2015), entre otros libros, comparte con nosotros tres poemas inéditos.

Julieta Desmarás, autora de los poemarios El río & su cajón (Alción, 2014) y La voz mayor (Alción, 2018), comparte con nosotros dos textos de su obra inédita La hora rancia.

Carlos Battilana, autor de Materia (Vox, 2010), Velocidad crucero (Conejos, 2014) y Una mañana boreal (Club Hem, 2018), entre otras obras, comparte con nosotros poemas de su próximo libro Ramitas. Poesía reunida (1992-2018).

La narradora Ana López comparte con nosotros esta serie de breves relatos inéditos en donde narra, con notable precisión y hondura, la vida de una psicóloga en el marco de la clínica en la que trabaja.

Florencia Abbate, autora de las novelas Magic Resort (Emecé, 2007) y El grito (Eduvim, 2016), entre otros libros, ha publicado recientemente Felices hasta que amanezca (Emecé, 2017), libro del que comparte con nosotros un vibrante relato.

Mercedes Roffé, autora de La ópera fantasma (Vaso Roto, 2012) y Diario ínfimo (Ediciones La isla de Siltolá, 2016), entre otras obras, comparte con nosotros fragmentos de su último libro, Glosa continua (Excursiones, 2018), en el que reflexiona sobre arte y poesía.

Apuntes del filósofo Esteban Bieda sobre la obra de teatro El hipervínculo (Prueba 7), de Matías Feldman, en la que se indaga en los nuevos modos de percepción propiciados por las nuevas tecnologías.

Horacio Banega, filósofo, actor y director, reflexiona aquí sobre la presentación de la obra DIOS de Lisandro Rodríguez en el Festival de Teatro de Rafaela.