FacebookFacebookTwitterTwitter

La casa de playa

Mario Nosotti, autor de Parto Mular (Último Reino, 1998) y El proceso de fotografiar (Viajera Editorial, 2014), comparte con nosotros tres poemas de su próximo libro La casa de playa.

nosotti iamagen 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

verano de estaciones superpuestas

el micro se detiene

una calle de arena que atraviesa la ruta

me lleva hacia la casa de la playa

 

 

*

 

(….)

A medida que el lápiz avanza

se acuerda de una playa toda rota

la hora de los que entran en el mar a las seis de la tarde

fondo de camionetas y pozos de agua turbia,

donde se acaba el mundo aflora la planicie,

otra vez la vertiente arrima unos orillos

de azafranado orín.

 

Aunque no se dé vuelta sabe bien,

las huellas de sus pies quedan atrás,

son macanas aquello de que si uno no mira

esos montes de arena fijados por el pasto

se pudieran licuar.

 

Ahora sube y distingue los manchones diversos,

heladeras portátiles y tiendas,

beduinos que acicalan

animales lustrosos,

la mitad de la patria ofrecida a los hijos

que corren y dan vueltas

por un volcán cavado con las uñas

donde el humo es producto

del agujero donde queman papel.

 

Con el lápiz al aire patea los escombros

busca senda por la arena estropeada

abriéndose camino, hasta ese paraíso

de canastas surtidas,

de prótesis guardadas

que perritos ansiosos olfatean

buscando desahogar una tristeza

de correítas largas

y de madres untando la galleta

en los frutos de un bosque inundado

por el agua de mar.

 

 

*

 

Cuando anochece hay velas en la arena

“nada que con olvido no se arregle”

las masas suculentas ya dejaron el agua

y el que camina solo

ve al fondo un sol que cae entre la bruma

breve donde a lo lejos se advierte una ciudad.

 

 

*

 

En ese movimiento perceptivo

donde se arrima el pájaro playero

es una joven madre lo que se destaca.

 

En su cuerpo se nota la belleza partida

apretado machimbre cuyas vetas

alumbraron un pequeño dios.

 

Bajo el toallón azul tiritan curvas

que habría que tomar acelerando

sosteniendo el volante con firmeza y tesón.

 

¿estará sola?, pienso

¿alguien se atreverá?

 

Alrededor de ella

y del pequeño niño que la abraza

todo se ha oscurecido

como el cerco viviente que rodea a un ahogado.

 

¿Me acompañás al mar?, dice mi hija

 

-su voz llega hasta mí desde el futuro

me echa en cara la arena

de sus ojos burlones-

 

corremos hasta el agua tomados de la mano

llevados por el viento de un desierto

que el tiempo amontonó.

Notas relacionadas

Flor Monfort comparte con nosotros tres poemas de su próximo libro Luna Plutón, que será publicado por la editorial Caleta Olivia.

Daniel Krupa, autor de Serpientes y Gelp!, en este relato inédito narra una insólita situación de presentación de libro, en tono paródico.

Noe Vera, autora de Cuatro paredes (Determinado rumor, 2012) y Captcha (Vox, 2015), entre otros libros, comparte con nosotros tres poemas de su próximo libro Selva Ociosa.

Marcos VIeytes, autor de Subjetiva de nadie (Entropía, 2014) nos presenta un relato seductor, que se construye a partir de una misteriosa obsesión con las imágenes.

Ángel Faretta, en esta ensayística relectura de La pérdida del reino (1972) de José Bianco, aborda el pathos simbólico que atraviesa las peripecias de su personaje.

Silvio Mattoni ejerce una lectura precisa del primer libro de Antonio Oviedo, Dos cuentos (1975) publicado por Burnichon Editor en Córdoba, libro nunca reeditado, lo que convierte a este texto en una redención.

Fernanda Nicolini, autora de Ruta 2 (Gog y Magog, 2008), las plaquetas Rubia y Once, y coautora de Los Oesterheld (Sudamericana, 2016), comparte con nosotros poemas de su próximo libro El cuerpo en la batalla.

Esteban Dipaola, autor de Comunidad impropia. Estéticas posmodernas del lazo social (Letra viva, 2013) y En tu ardor y en tu frío. Arte y política en Adorno y Deleuze (Paidós, 2008), entre otros libros, reflexiona en este ensayo sobre Artaud y la conciencia desbordada.

Leonardo Novak, autor de Monjas chinas (Alción, 2012), comparte con nosotros este relato inédito que versa sobre los devenires vitales de un técnico de básquet: Aldo.

Cristian Molina, autor de Un pequeño mundo enfermo (La bola Editora, 2014) y Sus bellos ojos que tanto odiaré (Caleta Olivia, 2017), entre otros libros, comparte con nosotros tres poemas inéditos de su libro Un jardín chiquito en el balcón.