FacebookFacebookTwitterTwitter

Hoy me tropecé con tus ojos violetas y solos

Sebastián Bianchi, autor de El imán (La carretilla roja, 2016) y Poemas Inc. (1998-2016) (Liliputienses, 2019), comparte con nosotros algunos poemas de su último libro, Lalamatic y otros versos (Caleta Olivia, 2019), más dos inéditos.

22Estate22-©Rob-Clayton-2020-11

Robert Clayton

 

 

Poesías

 

I

Una mueca adentro
del camello
le picaba
la mueca.

 

En eso rascó
camello
de la mueca
con ganas.

 

El fanático
de rascarse
la mueca.

 

 

II

El gato blando
salta contento tardío,
llega después al trabajo
de agarrarse de la laucha.

 

 

III

El ruiseñor sacude sus plumas
al alba.
La sirena se da cuenta
y no lo dice.
Va, y con la pluma,
le produce las cosquillas
a la ardilla de cristal.

 

 

 

A nosotros que cantamos

 

Hoy me tropecé con tus ojos violetas y solos.
Me besabas con la lengua en mi hocico de ramera.
Venas calladas, no fuimos invitados a la fiesta de la
perfección, del antidolor y los palacios.

Los poetas oficiales hacen cruces.
Y los fantasmas llevan babuchas a la moda.
Esa que chatea con la noche cuenta de sus pródigas
migajas a las hazañas.

Por eso, ahora que las esquirlas del verano se
desparramaron por el éter y las alas se transforman,
vendrás a buscarnos en el barro, a nosotros
que cantamos los lamentos de los césares idiotas.

 

 

 

Estatuas

 

Puso el motor en marcha y bajó la banderilla, haciendo desaparecer la palabra LIBRE. Un tic-tac creciente me fue preguntando por los nombres de María, tras el verbo violentado sexualmente. Esta Pasión siempre nos llega como herida por la urgencia.

Es mediodía, toda una vagina solar. Cupido la va chupando. Da besos idiotas y tiene una gran lengua, con millones de rulos.

Hoy la réplica plástica harta de su viejo colgajo, desmoronó su figura de antaño, sobre este otoñal desparpajo de caderas y bustos.

 

*

 

Querido Mallarmé: No he prendido el ordenador, en todo el puto día, ¿puedes creerlo? La musa ha de estar en casa de Valéry, quejándose de Degas y las flatulencias en general. ¿Y a ti cómo te ha ido con ese friso corintio octosilábico? ¿Nada todavía?

Ah, todos nuestros acentos son suspiros, todas las notas mezclan llantos con el sonido. Jamás se puede golpear un poco fuerte sobre el corazón del hombre sin que de él caigan mármoles, tan llena de tristeza está, en el fondo, la naturaleza y de tal modo lo que la conmueve hace subir heces a nuestros ojos y nubes a nuestros labios.

 

 

 

Tomates

 

Le dijiste que cerrara la ventana en caso de contestar afirmativo?
Le dijiste “vení, pasá”, “sentate, gordo”, “querido”, “hacete amigo”?
Le dijiste partícipe y entendió, está con nosotros pase lo que pase?
Le dijiste cortito, más, un poco más, así está bien, menos?
Le dijiste “abejorro”, “cambio, aquí abejorro”?
Le dijiste principalmente cuatro razones, de peso cada una?
Le dijiste olvidate de la gaseosa, ponete la malla y salgamos?
Le dijiste el Buggy no, lo tiene mi primo?
Le dijiste Palito a ese señor y te puso cara fea?
Le dijiste Santiesteban a la foniatra y era Sonia, no la del 2°?
Le dijiste que pase y ahí se te nubló la vista y no recordás?
Le dijiste “son unas monedas” y le pareció saladito?
Le dijiste contame, y en efecto, así fue?
Le dijiste que parara y se hizo como que ella no estaba con vos?
Le dijiste fijate, yo no me metería, Solís opina lo mismo?

 

 

 

8 Hnos.

 

En los frisos –“¿Era el poeta
Guido Spano feliz?”– pensaba,
en los frontones.

A la arcilla, friso en la escritura
congelada, lengua de niña –sobre
los frontones diciendo– su bronce
tímido en el labio:

Ojo que Ocho Hermanos trabaja
para que piyes el anís

 

 

 

 

 

Notas relacionadas

Presentamos un adelanto del nuevo libro de Martín Villagarcía, Nunca nunca nunca quisiera volver a casa de reciente aparición por editorial De Parado.

En este ensayo, Santiago Maisonnave interroga los devenires de la mirada, el aura y la mimesis atravesando, en su original recorrido, los grandes pensamientos del siglo XX sobre estos tópicos.

El escritor Ricardo Romero, autor de Historia de Roque Rey (Eterna Cadencia, 2014) y El conserje y la eternidad (Alfaguara, 2017), comparte con nosotros un fragmento de su nueva novela Big Rip (Alfaguara, 2021).

Tres poemas de Elizabeth Bishop traducidos por Eugenia Santana Goitia, licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires y miembro del equipo de dirección de la revista Hablar de poesía.

Tres poemas de El imposible lacerado (Nuevo hacer, 2020), último libro de Luis O. Tedesco, acompañados de un posfacio de Perla Sneh, escritora y psicoanalista.

La filósofa María José Rossi reflexiona sobre los barrocos nuestroamericanos, esa rara perla que se apropia de la lengua del conquistador y hace filigrana de la palabra prestada.

Marcelo Damiani, autor de El sentido de la vida (Adriana Hidalgo, 2001), El oficio de sobrevivir (Adriana Hidalgo, 2005) y Algunos apuntes sobre mi madre (Kappa, 2007), entre otras obras, comparte con nosotros este cuento que forma parte de su próximo libro: Signos vitales.

Flavia Calise, poeta y performer, autora de Beso las flores antes de tirarlas (Concreto editorial, 2018) y qué es la ternura? (Concreto editorial, 2019), entre otras obras, comparte con nosotros tres poemas de su último libro la violencia de una estatua (Hexágono Editoras, 2020), más dos inéditos.

En este exquisito ensayo, Paola Cortés-Rocca reflexiona sobre la historia de los paisajes, esto es, sobre la historia de la mirada y sus tecnologías, a partir de las fotografías de María Bleda y José María Rosa.

Presentamos un fragmento del ensayo de Michel Nieva sobre la pandemia, adelanto de su nuevo libro Tecnología y barbarie. Ocho ensayos sobre monos, virus, bacterias, tecnología no-humana y ciencia ficción (Santiago Arcos, 2020).